DE LO ANTIGUO A LO NUEVO

escritorio siglo xvi

En esta ocasión quiero, por un lado recordar que el próximo mes de Agosto no habrá entrada del blog  a causa de las vacaciones de verano.

Por otro lado agradecer a la gente que me lee y que hace comentarios al respecto. Incluidos los que trabajan en el Ayuntamiento en el que presto mis servicios.

Quizás por ese motivo, ¿cuales son nuestros servicios? y al hilo de un gran post de Sara Hernandez publicado en el blog de Sergio Jimenez,  ver aqui:

Funcionarios de Habilitación Nacional: Dr Jekill y Mr. Hyde

me animo a profundizar sobre el origen de nuestra figura en los Ayuntamientos de  y la realidad actual. Figura también reclamada como antecedente por los notarios y es que en mi opinión como veremos después sus funciones son compartidas.

No existe un estudio propio  sobre esta figura y sí que me baso en dos artículos que dejo enlazados al final del primer apartado para su consulta libre.

“Solo conociendo nuestro pasado podremos comprender nuestro presente y construir un mejor futuro “

1.- EL ESCRIBANO DE CONCEJO

“Dos oficios hallo que han de ejercerse por hombre del buen linaje, uno el de boticario otro el de escribano porque el uno con la purga y el otro con la pluma matan callando”

Es verdad que la doctrina aún no ha podido fijar de forma nítida el proceso de evolución del escribano de concejo conceptuado como antecedente de la figura del Funcionario con Habilitación Nacional . La evolución fue asimétrica en las ciudades, se supone que desde el siglo XIII por ejemplo existía reunión oficial del concejo en Sevilla en el llamado Corral de los Olmos de Santa María o en Burgos desde 1345 los martes y jueves en la Torre del Puente de Santa María. También se sabe que ya en el siglo XVI se rehabilitó la oficina del escribano en el Ayuntamiento de Murcia y también que existía ese espacio físico en el “Conseil de VAlencia”. Por lo que en estos lugares ya existía un escribano propio de la ciudad.

Esta diferencia de doscientos años, se produce, porque al igual que sucede actualmente donde más del 80% de los municipios tienen una población inferior a mil habitantes, sólo en las grandes ciudades se disponía de “oficina” fija.  En el resto de municipios o cabildos como se llamaba a los Ayuntamientos el escribano acudía a demanda. Esto es así también porque en primer lugar había distintos tipos de escribanos:

  • Escribanos reales, los que podían ejercer su profesión en todo el reino, menos donde los haya numerarios. Seria el titulo inicial que se obtendría con saber leer y escribir.
  • Escribanos numerarios, los que solo podían ejercer su oficio en el pueblo o distrito a que estaban asignados, pero lo ejercen allí con exclusión de otros cualesquiera, y se llaman numerarios por ser fijo y determinado el número de los que hay en cada punto.
  • Escribano de ayuntamiento o de concejo, el encargado de asistir a las juntas o sesiones de un Ayuntamiento o concejo y autorizar sus acuerdos o resoluciones. Se distinguía al Escribano Mayor de otros oficiales o escribanos que le ayudaban.

Como decíamos durante unos cientos de años no se pasó de los primeros a los segundos creando una verdadera oficina dentro del Ayuntamiento. Una vez instaurado de forma estable el “oficio” y las categorías dentro de él, se permitía precisamente al Escribano Mayor elegir a quienes debían de servirles, siendo por tanto responsables de RR.HH de la oficina.

Al parecer el sueldo establecido, de media, para los escribanos de concejo equivaldría a unos 48.000 euros y si bien al comienzo de su estabilización (siglo XVI) los notarios privados no lo vieron como muy lucrativo, la cercanía al ejercicio del poder y la posibilidad de “ascender” a por ejemplo el servicio de los Reyes hicieron de él un cargo respetado y muy solicitado.

En cuanto a las funciones llegaban a abarcar aspectos de las subescalas actuales de Funcionarios con Habilitación de carácter nacional:

􀂾 Estar presente en las reuniones del Ayuntamiento y levantar actas.
􀂾 Redacción y custodia de los documentos emanados del mismos
o Libro Horadado
o Libro de Cédulas y Provisiones
o Libros de Actas
􀂾 Autenticar licencias, cartas de vecindad, libramientos
􀂾 Redactar los padrones e hijuelas de los repartimientos
􀂾 Acompañar a los regidores y otros oficiales del concejo para levantar
acta de lo actuado
􀂾 Recibir el juramento de algunos oficiales
􀂾 Actuar de depositario de las multas municipales
􀂾 Levantar acta de las pujas de los obligados

􀂾 Responsable de los registros de libramientos y la confección del libro
de hacienda y propios.

“Hasta el siglo XVI el desarrollo de la burocracia administrativa dentro de
los municipios es muy débil. Se gobierna directamente y solo se conservan
aquellos documentos que reflejan la fase final del proceso administrativo, la
ejecución de la política municipal, reales cedulas y provisiones, mandamientos,
sentencias, cartas de poder, apeos…Sin embargo poco a poco los estadios intermedios del procedimiento, dejan su huella en el papel y además se conservan. Dentro de la estructura de un ayuntamiento es el escribano del Concejo quien impulsa y perfecciona este proceso.”

LOS ESCRIBANOS DEL CONCEJO DE MADRID (s. XVII): OFICIOS, BENEFICIOS, POLÍTICA Y DOCUMENTOS Dª Carmen Cayetano Martín Directora del Archivo de Villa de Madrid

De escribano de concejo a escribano mayor. La formación de las cancillerías urbanas Isabel García Díaz Universidad de Murcia

2. Las funciones actuales

En cuanto al salto en nuestra máquina del tiempo particular al siglo XXI, del texto de Sara Hernandez entresaco lo siguiente:

“la figura del habilitado nacional es clave para abordar la necesaria transformación de esa administración. Digamos que el habilitado es la figura de referencia, en muchos casos el único empleado público que tiene conocimientos en muchas materias indispensables para el día a día en estas administraciones. Digamos que somos algo así como una caja de herramientas bastante completa para desempeñar nuestras funciones en nuestro ámbito.”

A pesar de haber enumerado las funciones del escribano del concejo, de los textos que he leído puedo llegar a la conclusión, que ya en aquella época se entendía el oficio a la manera que Sara nos ha expuesto:  como el funcionario más preparado y con más conocimientos del municipio necesario para el funcionamiento del mismo.

Como dice Sara, existen una funciones reservadas que como ya hemos mencionado guardan mucha similitud (esencial) con las funciones del escribano y que no voy a enumerar pero que dejo aquí enlazadas:

Funciones reservadas a los FHCN necesarias en todas las corporaciones locales.

Y también aparecen por necesidad, por servicio público por compromiso público otras funciones NO reservadas basadas sobre todo en la transformación digital y añadiría (cultural) de las administraciones públicas locales.  Es de nuevo, en mi opinión sobre unas funciones no reservadas directamente, esparcidas por leyes (39/2015  y 40/2015; 9/2017 ; 19/2013) o necesarias para la práctica diaria donde se fundamente la razón de ser y de supervivencia de una figuras que como hemos visto se remontan más de seiscientos años en el tiempo.

En esos tiempos, fue la iniciativa, el “hacerse valer”  de aquellos que ocuparon el cargo quienes consiguieron su “necesaria existencia” y depende de nosotros, los actuales FHCN  que consigamos que esta figura siga siendo necesaria y no desparezca.

Al respecto, y conociendo y respetando que hay dos corrientes en este sentido: ceñirnos a las funciones reservadas o ante la transformación paulatina pero inexorable de nuestras corporaciones ejercer nuevos roles. Tengo que decir que personalmente compañeros de ambas posiciones si me han manifestado el “miedo” a que sea innecesaria la figura del habilitado nacional o al menos del secretario. Entre otros motivos por la automatización de procedimientos, perdida de la fe pública ante documentos electrónicos, blockchain, desconfianza política o previsiblemente la propia inteligencia artificial aplicada a la administración pública.

¿creéis que a medio/largo plazo puede desaparecer la figura del FHCN? ¿sólo la de secretaria? o ¿no desaparecerá nunca?. Podéis dejar vuestros comentario y argumentos en esta propia página, en redes sociales o en la red Grupo Novagob de FHCN

Por último, quiero compartir que en honor a ese Dr. Jekill y Mr. Hyde del texto de Sara, me desdoblo para participar en una iniciativa muy interesante que espero que dé pronto mucho que hablar:

Por Imperativo Legal

Anuncios

2 comentarios sobre “DE LO ANTIGUO A LO NUEVO

  1. Interesante investigación de los orígenes de nuestra profesión e interesante y enriquecedora iniciativa que se abre con el nuevo blog “Por imperativo legal”. Esperamos con ansia su primera entrada.

    Respecto a la pregunta de si en un futuro podrá desaparecer o no la figura del secretario de ayuntamiento por la automatización de las tareas, en mi opinión nada más lejos de la realidad… Por mucha automatización que se produzca no será posible que la inteligencia artificial consiga discernir entre un procedimiento u otro según el caso concreto, ni podrá dicha inteligencia negociar con alcaldes y concejales y, si así fuera, alguien tendría que actuar en el ayuntamiento para meter los datos básicos en ese equipo todopoderoso, y en el caso de los municipios en los que trabajamos los secretarios de tercera como yo ¿quién mejor que el secretario-interventor para hacerlo?.

    Puede ser que los secretarios pierdan ciertas funciones en cuanto a fe pública u otros aspectos pero… ¿no te parece una gran oportunidad para poder centrar nuestros esfuerzos en otras labores más interesantes y productivas?

    Me gusta

  2. Hola, bueno en varios foros ha salido esta respuesta y te agradezco que la traigas aquí. El fondo de la pregunta es que siendo necesario todo lo que comentas ¿debe ser un FHCN quien haga eso “consiga discernir entre un procedimiento u otro según el caso concreto, ni podrá dicha inteligencia negociar con alcaldes y concejales y, si así fuera, alguien tendría que actuar en el ayuntamiento para meter los datos básicos en ese equipo todopoderoso” no tengo del todo claro que si no aprovechamos ahora la oportunidad de “coger” esas tareas, funciones o competencias…. en un futuro sea otro tipo de empleado público el que las haga, (analista de datos público, gerente, técnico superior) . Y tenemos que compañeros que como sabes se niegan ( y me parece respetable y en algunos casos argumentada esa decisión) a asumir estás nuevas funciones medio relacionadas con las nuevas leyes y un poco aparte del RD 128.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s